Vídeo con réflex: 5 consejos básicos para sacarle el mayor partido

Cuando vi por primera vez ‘Reverie’, el vídeo de Vincent Laforet que puso a la Canon 5D Mark II en el punto de mira del sector audiovisual, entendí que Canon acababa de cambiar las reglas del juego con ese modelo se mire desde el aspecto que se mire. El tiempo lo ha confirmado.

Es indudable, la calidad del vídeo de las réflex -especialmente, al menos a día de hoy, las Canon- es fantástica, pero la técnica de grabación con ellas es particularidad. Tiene peculiaridades que debes conocer si tu esperanza es que tus vídeos luzcan como los del propio Laforet o los de Philip Bloom, por nombrar a dos referentes del vídeo con DSLR.

Por ello he decidido recopilar 5 consejos básicos que pueden servir de punto de partida para sacarle el mayor partido posible a tu cámara cuando grabas vídeo:

  • El obturador debe estar siempre a 50. En realidad debe estar siempre al doble de los fotogramas por segundo a los que estés grabando. Si estás grabando a 24 ó 25 fotogramas por segundo, el doble es 48 ó 50. Como no puedes configurar tu obturador a 48 (doble de 24) lo debes poner en 50 (lo que más se acerca a ese 48 que es doble de 24, y exactamente el doble de 25, si estás grabando a 25 fps). Por tanto, si no es recomendable variar la velocidad de obturación para no salirse del doble de los fotogramas por segundo, la forma de regular la luz de la toma, como supones, se basa en el ISO y en la apertura del diafragma.
  • Obtendrás la mejor calidad cuando uses los ISOs nativos de tu cámara. En la Canon 7D, por ejemplo, el mejor resultado se obtiene con aquellos ISO que son múltiplos de 160 -los nativos de su sensor-. Por tanto, obtendrás mejor calidad con ISO 320 que con ISO 200. Curioso, ¿no? Investiga cuáles son los ISOs nativos de tu cámara para obtener el mejor resultado.
  • La simulación de escenas predefinidas por la cámara dará al traste con tu vídeo si no sabes lo que te traes entre manos. Si tu intención es tocar los colores en postproducción -que es lo lógico- deberás grabar con el preset más neutro que contemple tu cámara. Aunque los colores salgan planos esa es la base perfecta para trabajar en postprocción.
  • Evita los movimientos no deseados. Estás grabando con una cámara de fotos, no con una cámara de vídeo. Su ergonomía no es la más adecuada para hacer planos largos estables sin que se acabe moviendo más de lo deseado. Así que es mejor que uses algún soporte: trípodes, riggs destinados a este uso, etc.
  • Cuida también el audio. Recuerda que, a diferencia de la fotografía, el vídeo se compone de imágenes y audio. Cuida la calidad del audio y piensa en él como una herramienta más para transmitir ideas eficazmente con tu vídeo. Si la calidad con la que recoge audio tu cámara no es óptima, usa, por ejemplo, micros adicionales que la incrementen.

Nocturne from Vincent Laforet on Vimeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *